martes, enero 09, 2007

SE TE VA

El sábado pasado, al salir del SENY (un bar... bueno, un bar que como diría nuestro colega colgao "pos ya-vestruz") ocurrió una de esas escenas que pasan en fracciones de segundo. Pelota a la carretera. No preguntéis el motivo, pero cogí la genial pelota del regalo del amigo invisible y la lancé a la carretera. En realidad se la lancé a los coches y no era del todo lo que quería. Quería que hubiera ido algo más alta y menos horizontal pero... menos mal que el de la moto pasó rápido, que si no efecto bolo asegurado, ¡uf! Y pelota salvada.


Algo parecido sucedió en ESTRASBURGO, cuando vi ante mí la posibilidad de dejar una firma en una agenda del mostrador de la oficina de información. La letra no es muy legible, pero la intención era hermosa: declarar mi apoyo al burro común, preso político de la guerra de símbolos que entonces empezaba a hacer furor en Cataluña. Es que claro, uno se pierde y ya no sabe si por tener a un pariente que posee un burro debo pensar que es nacionalista (el pariente, no el burro), o que si voy a un campo y veo un burros es porque esa región es parte de la Comunidad Autónoma de Cataluña (¿se dice así?). Lío atávico.

"Bo que pacha, pacha

Nosotros, lo que queremos

es la libertad del burro común,

cual preso político que se siente

maniatado. No es justo.

¿Ustedes creen en la justicia?

Por favor, si hasta el ajero lo sabe.

No me lo creo. Te engañan.

¡Te engañan!

Pero lo mejor, las contrapartidas.

Como eso, no hay nada.

¡Gracias! Adiós."

1 comentario:

el percevo dijo...

en el SENY ocurren cosas que no se pueden explicar, es asi.
es como si entraramos en otro mundo paralelo surrealista, donde las hamburguesas cobran nombre de mujer, y donde la gente pide alioli con mayonesa como salsa, "ya vestruz" que locura