sábado, abril 28, 2007

LECCIÓN NOCTURNA COMO CURA DE HUMILDAD

¡Quién me iba a decir que un sujeto que consideré un pobre y borracho de bar a las 8 de la tarde se convertiría en un personaje importante a las 2.30 de la mañana!


Tras un día bastante cargante, salí un poco con los amigos para despejar la cabeza. Realmente no la despejé mucho, porque las discusiones varias hasta con barrenderos chulo putas y la de la esquina al final, fueron para olvidar.


Yendo al grano, serían las 2.30 aproximádamente, cuando al pasar por un parque vimos a un barrendero como un poco nerviosos con un pobre, pobre que resultó ser un hombre que había visto por la tarde. Como no me pareció mala persona, me metí en mitad de la discusión. Este barrendero se puso nervioso, se metió por medio alguno de mis amigos (quizás con malos modales a mi entender) y se lió la cosa.

Se empezó a poner más chulo e intentó parar a compañeros suyos. Curiosamente, cuando paró un coche de la limpieza la casualidad hizo que uno de los que iba dentro había sido compañero nuestro del colegio, por lo que poco iba a conseguir ahí. Así que el tonto de Santi (que así se llamaba el sujeto), hizo amagos de ir al coche como para coger algún objeto para agredirnos, pero viendo que no nos íbamos y nos la tocaba mucho que sacara cualquier cosa, se vio más acorralado y llamó aparte al amigo mío que estaba más nervioso para intentar arreglar las cosas.

Por suerte no somos violentos por naturaleza, así que la cosa se tranquilizó y ahí empezó mi charla con el pobre (a partir de ahora Eusebio, que así se llamaba), y que duró más de dos horas.


Al principio estuve solo, pero después se unieron algunos amigos e incluso le robaron cosas de comer en una tienda cercana.

Se hablaron de muchas cosas, no sé si todas reales, pero en gran parte la conversación se convirtió en una sacudida de conciencia.

La tendré en cuenta pues.

3 comentarios:

el perro dijo...

Me veré los videos en casa, x ahora comento aki luego comentaré lo anterior.
Noche surrealista dnd las haya, una noche q empezó poco prometedora en un bareto en el q había 4 personas y dnd nos querían timar x unas copas ya de por si más caras de lo q deberían, acabó en un pedillo gracios con muxas anecdotas.
Al final en vez de volverme a la 1 como tenía planeado la verdad, para poder ir a trabajar fresco, me qdé hasta las 4 y media o así y me he despertado tocadísimo, tarde(peta en el curro claro está) y con la cabeza fuera de sitio todo el día(ahora tb aun no he salido de currar).
Weno una noche curiosa y anecdótica que da que pensar.

Javi dijo...

pero qué te dijo Eusebio?

L.V. dijo...

mo importa tanto el contenido como el continente, la situación...
hay detalles que valen más que mil palabras.