miércoles, junio 10, 2009

SIN MÁS JUEGOS

Cuando el viernes vuelva al cole ya no estarán.
Ni Gaspar, ni Mateo, ni Celia.

Es extraño porque tienen 4, 6 y 9 años respectivamente, pero sin duda eran de los niños del cole con los que mejor me lo pasaba.
Todos los días les sacaba una sonrisa, al igual que ellos me hacían reír con sus juegos, sus comentarios, su visión y explicación de las cosas...

Aunque tenga decidido dejar el cole al finalizar este curso, pensaba decir adiós a todos a la vez, a unos con más pena, a otros con menos.
Ya me iba haciendo a la idea de que el 23 pasaría algo así, pero hoy me quedé fastidiado por pensar que se van estos tres hermanos y que es probable que jamás vuelva a verles.

Me gustaría encontrarles (a ellos y a muchos otros) dentro de unos años y ver en que personas, hombres y mujeres se han convertido.
Hoy eran niños, pero como a muchos otros les consideraba mis amigos.

2 comentarios:

... eLe ... dijo...

las despedidas siempre me entristecen. yo el otro día acabé con la lagrima suelta después de despedirnos del profe de una clase muy especial para mí, aplaudiéndole. aunque solté la lágrima donde nadie me vió. me quedó un vacío angustioso.
un besito, cuidate mucho

... eLe ... dijo...

te aseguro que yo también me apuntaría al vicioso bueno, y más ahora en primavera uf uf